sábado, 21 de junio de 2008

No hay lágrimas


Aquí estoy
Delante de mi esta inmensidad, como petrificada.
No siento nada más que dolor.
Ya no puedo apreciar tanta belleza
Y me gustaría volar y fundirme en el horizonte.
Pero ya no hay horizonte.
Dentro de mi todo está oscuro.
El sol se apagó.
Solo queda el lento deslizar de este gigantesco reloj de arena.
Dunas, movedizas, suelo inerme, sin vida
Vacío, como la nada que habita mi alma.
Ya no hay lágrimas… Porque ya no hay vida.
Publicado por Ema Pires, el 21.06.2008

7 comentarios:

Ana Ruiz dijo...

Ayyyy que tristes palabras!!!!aunque a veces los cantos mas bellos son los cantados con lágrimas.
te mando un beso desde el mar preciosa Ema
Mucho CARINHO de Ana

Ana Ruiz dijo...

Ayyyy que tristes palabras!!!!aunque a veces los cantos mas bellos son los cantados con lágrimas.
te mando un beso desde el mar preciosa Ema
Mucho CARINHO de Ana

Ema Pires dijo...

Hola Anita,
No te preocupes, esto ya es pasado. Todo va bien. La vida no siempre es color de rosas, hay momentos de travesía del desierto, pero las cosas vuelven a su ser y el sol brilla de nuevo. En la foto, a pesar de lo gris hay un rayo de sol.
Besos

Carilisve dijo...

¡Hola!
Algo profundo y algo triste el poema.
¿Es tuyo?
Pues a mi la foto me parece espectacular.
Un beso.

Ema Pires dijo...

Hola Carilisve,
Pues sí, es mío. Tengo escritos unos cuantos, pero casi siempre escribo cuando estoy melancólica y me sale eso!!!
Por eso no los pongo en el blog. Además, como te dije, no soy capaz muchas veces de exteriorizar mis sentimientos, sobre todo en un blog.
Admiro a la gente que se pone al desnudo en un blog, que es leído por muchísima gente. Quizá porque no son sus verdaderos sentimientos. Me he dado cuenta de que la gente se viste con otra personalidad, porque conozco algun que otro(a) bloger y, si supieras como son de verdad y como se ponen de santos(as), es impresionante la diferencia entre lo que dicen y la realidad, algo como "Mr Jekill y Mr. Hyde".
Gracias por tu amable visita.
Besos

Catalina Zentner dijo...

Es muy triste reconocer que se han secado las lágrimas, ellas liberan penas y riegan los brotes de nuevas ilusiones.
Saludos,

Ema Pires dijo...

Amiga Catalina,
Por eso, yo nunca dejaré de llorar, y muchas veces de simple alegría también. Llorar po pena es verdad que libera. Me ha pasado muchas veces.
Un abrazo para tí querida